CONSEJOS PARA USAR CORRECTAMENTE EL MÓVIL Y NO RESULTAR MOLESTO.




Algunas veces nos preguntamos cuales son los limites de los usos del móvil en público sin que con nuestros actos ofendamos al prójimo, para poder responder con propiedad sin dejarnos guiar por según nuestra conveniencia, hemos reunido una serie de consejos que se van conociendo hasta el momento y que nos ayudaran a dar una luz o elegir bajo nuestro criterio, sobre lo que está bien o no.

CONSEJOS PARA USAR EL MÓVIL SIN MOLESTAR 

Revisar el teléfono: Se pueden revisar las llamadas o mensajes entrantes con cierta periodicidad, sobre todo, si espera una llamada o mensaje importante... pero NO cada dos segundos. 
Tiempo de conversación: Cuando se contesta una llamada al móvil, si está acompañado, lo mejor es que sea breve y conciso, sin alargar demasiado la conversación. 
Lugares públicos o recintos: No es correcto hablar por el móvil en teatros, cines y otros espectáculos, ceremonias, conferencias, etc
Excusas: En algunos casos es necesario terminar una conversación, porque la misma se alarga demasiado o tiene cierta prisa por hacer otra cosa; lo mejor es utilizar algún tipo de excusa, discreta y creíble. 
Mensajes de texto: Salvo que sea un jovencito o un experto en la materia, no utilice el moderno lenguaje de las abreviaturas en sus mensajes. 
Insistencia: Si realiza una llamada de móvil a la que no contestan, salvo que sea de gran importancia, no la repita. 
El móvil no es una joya: Aunque para muchos lo sea, el móvil no es una joya o complemento del vestuario.
La voz: Cuando se habla por el teléfono móvil tiene lugar una conversación con otra persona, no con todas las personas de su entorno. El tono de voz debe ser el necesario para que le escuche su interlocutor. Si las condiciones no son las óptimas, por culpa del ruido ambiental o mala cobertura, por ejemplo, lo mejor es posponer esa conversación para un momento posterior más adecuado.
Foto de comida: No invierta más tiempo en hacer la #instafood que en comerse el plato que está fotografiando.

Hablar y conducir: Prohibido, y si instagramea, no conduzca.
No aburra: con fotos, videos o comentarios sobre su mascota. Los animales no son seres humanos, si usted los considera así es su problema, no espere la misma consideración del resto de los mortales. 
Mascotas: Ni los gatos son los nuevos bebés, ni  los erizos son los nuevos gatos.
Coherencia: Auschwitz, el monumento a las víctimas del 11S, la sala de espera del hospital, el funeral de papá… No son sitios para hacerse un selfie sonriente.
Fotos comprometidas: Ojo, ojo, ojo con esas fotos que sube usted de su reflejo en el cuarto de baño de la discoteca a las cinco de la mañana. 
Etiquetar las fotos: Si aparece en la foto con un puñado de personas, pregúnteles antes de subirla.
Comentarios sobre la hora: Una costumbre muy molesta es prestar atención a la hora de la última conexión de whatsapp de una persona, y de remate hacer un reclamo o comentario porque el ultimo mensaje lo mandaste a las 3 AM...¿huy, que andabas haciendo a esa hora? ¿con quien chateabas?, solo te dejaría por el suelo.


TENER UN WHATSAPP MAS SERIO


No cambie su foto constantemente. Esto es algo para comunicarte con la gente. Ponga una y para elegirla piense que la puede ver desde su abuela en adelante. 
Silencie los grupos. 
No recurra a su uso para situaciones formales que requieren de su presencia física como despedir a un empleado, por ejemplo.
No pregunte frecuentemente o mejor dicho, no pregunte “¿en que piensas?” Es demasiado friki.  
El doble check confirma que o te ignoran o  te odian.
Borre a todos tus ex incluyendo tu ex jefe etc etc. 
No sea pesado. Sí, ha escrito un mensaje hace veintidós segundos y ya debería haber recibido contestación, pero no se le ocurra recriminarle a su interlocutor la tardanza a la hora de contestar. 
Sí, está bien visto llevarse el móvil al cuarto de baño porque siempre existe el riesgo de quedarse encerrado dentro.

COSAS QUE NO DEBE HACER SI CHATEA EN "GRUPOS"

USAR UN GRUPO PARA HABLAR CON UN SOLO MIEMBRO:

Las personas que utilizan un grupo de Whatsapp para charlar uno a uno son una pesadilla; no hay nada peor que ver a dos miembros del grupo hablar de un evento al que asistieron o planear la logística de algo en lo que no está invitado nadie, de mala educación.

HABLAR O PROPONER TEMAS DE POCA IMPORTANCIA PARA LA MAYORÍA:
¿Quieres tener una charla en profundidad acerca de una obra de teatro que fuiste?...Un chat de grupo no es el lugar para hacerlo, sobre todo si el grupo no estuvo.

RESPONDER CON MONOSÍLABOS
Si bien no es el lugar para anuncios extensos, la respuesta de un si (o medio OK=K), solo deja ver tu desinterés…si no quieres estar, solo saca una excusa y retírate.

NO APORTAR NADA
No hay nada más espeluznante que un miembro de un grupo que solo está “acechando” de fondo y viendo todo lo que está pasando, sin decir nada.

DEJAR EL GRUPO SIN DESPEDIRSE
Así como cuando nos añadimos esperamos un saludo de bienvenida o por lo menos que conste que estamos charlando allí, al dejarlo es de educación despedirse… a menos que te hayas enfadado.

AÑADIR MUCHA GENTE Y ANÓNIMA
Hemos oído hablar de algunos grupos de trabajo que en WhatsApp añaden automáticamente los miembros cuando comienzan a trabajar allí, aunque no está bien aveces solo hay que transigir, si se siente atrapado, solo retírese con alguna excusa de cambio o mal funcionamiento de la app y ya está, si no lo haces solo estarías atrapado allí.

ENVIAR IMÁGENES CRUELES O PORNOGRÁFICAS
Nunca envíes a la gente imágenes fuertes que quizás no quieran ver, pero es peor por Whatsapp. Puesto que ya debes estar al tanto de que todas las imágenes que se reciben se guardan automáticamente en el rollo de la cámara.


La abuela de nuestra web, que sabe absolutamente de lo que está hablando, esta hoy a cargo de la reflexión al respecto:

¿Podrías recordar cómo era tu vida antes de los grupos de WhatsApp? y ¿Cómo ha cambiado la manera en la que nos relacionamos con otras personas? 

Interrupción constante
Sin importar si son las 7, las 12, las 15, las 19, las 23 o las 3 de la mañana, ni si estás trabajando, estudiando, almorzando, haciendo tus necesidades fisiológicas o durmiendo, siempre habrá alguien escribiendo en tus grupos de WhatsApp.; pues bien, todavía puedes silenciarlo.
Conversaciones innecesarias
Conversaciones completamente irrelevantes o de interés para solo unos pocos nos inundan minuto a minuto; también la extraña sensación de que los amigos mas cercanos son los que mas se mandan mensajes entre sí…recuerda siempre que la cantidad de mensajes intercambiados no necesariamente implica una mejor calidad de la relación, siempre habrá mucho desocupado.
Basura. Mucha basura
Los grupos de WhatsApp están rebalsados de basura,esto no es sólo por los chistes, ni por los videos simpáticos, ni por las fotos de gatitos. No señores, esto no es sólo por la pornografía gratuita, ni por la selección de chistes suaves (o de los otros), ni por los audios de canciones en inglés que se presentan con títulos jocosos en español, ni por los juegos para adivinar frases escritas con emoticons, se un poco selectivo en lo que compartes y enfócate en ser de buen gusto.
Cuida la repeticiones No solo tuvimos que ver todo, sino que además tuvimos que verlo muchas veces; en cuanto un chiste se vuelve “viral” aparece en absolutamente todos los grupos de WhatsApp en los que estamos, sin importar cuán diferente sea la composición psicosocial de sus miembros.
Relaciones sociales no deseadas
Whatsapp muchas veces te termina poniendo en contacto o relacionadon con gente con la cual no tienes intención de mantenerte relacionado.
Baja productividad
El  tiempo que utilizamos para ello, está ocasionando bajas notables en la productividad... conectar un teléfono para pasarse 2 horas en el trabajo hablando por el smart phone, valida el concepto europeo del trabajo desde casa (así tendrás los mismos objetivos y no gastarás luz por ejemplo)... eso sí a los ojos de los jefes.. estás super-concentrado en la pantalla, ya nadie se cree eso y cada vez más importan los objetivos alcanzados.


REFLEXIÓN:
Las horas “invertidas” en el uso del WhatsApp podrían haberse usado para cosas más productivas como la solución al problema del hambre o la redistribución de la riqueza...quizás no tanto, pero la lectura de un buen libro es una mejor alternativa en cualquier caso y hasta podríamos llegar a no sufrir “whatsappitis”.

Por supuesto que hay buenos motivos para usar el WhatsApp y los grupos y podríamos llegar a decir que el WhatsApp es un mal necesario.

Bien, esperamos que la lectura le haya resultado entretenida, si tienes sugerencias para los lectores, no dudes en utilizar el buzón de comentarios y seguirnos en las redes sociales,
Un saludo,
EL ADMINISTRADOR.

Instagram

Sigue "HUMOR LIMPIO" en Pinterest.


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

SU OPINION ES MUY IMPORTANTE. Gracias !

Google