LAS INCÓMODAS HEMORROIDES O ALMORRANAS



Las hemorroides (del griego αιμα aima: ‘sangre’ y ρειν rein: ‘fluir’) son varices o inflamaciones de las venas en el recto y el ano. Popularmente también se les conoce con el nombre de almorranas.

Anatómicamente son plexos, cojinetes o almohadillas de tejido submucoso donde están contenidas las vénulas y arteriolas superficiales del conducto anal.2 Normalmente son tres los cojinetes, localizados en la pared lateral izquierda, pared lateral derecha y en posición media posterior y funcionan en el mecanismo de continencia de las heces.

A menudo, las inflamaciones de las hemorroides son consecuencia del esfuerzo para evacuar el intestino, aunque pueden ser causadas por otros factores como el embarazo, el estreñimiento crónico, la diarrea o el envejecimiento.



CONSEJOS PARA TRATAR LAS HEMORROIDES O ALMORRANAS

El principal síntoma de las hemorroides es el dolor alrededor del ano y sangre roja brillante en las heces, en el papel higiénico o en el inodoro (retrete). Otras causas de sangrado anal o rectal incluyen un cáncer colorrectal o anal. El tratamiento suele incluir baños tibios y cremas locales. Las hemorroides complicadas pueden requerir cirugía y otros tratamientos. La cirugía puede ser practicada por médicos especialistas en coloproctología.

Preguntas frecuentes sobre las hemorroides
Las personas con hemorroides a veces se quedan con dudas por vergüenza a preguntar sobre su problema. Uno de los mitos urbanos que existen, es el que las hemorroides se adquieren en los baños públicos o en los buses de trasporte público, o por sentarse en sillas expuestas al sol por mucho tiempo, esta creencia no solo es falsa, sino que distrae a los pacientes sobre las verdaderas causas de la aparición de las hemorroides.

Para actuar con eficiencia, lo primero que debemos  tener en cuenta es nuestra dieta. Si somos propensos a picores o irritaciones en el ano, lo más recomendable es que elimine de su dieta los picantes (ají, salsas, chimichurri, mostaza) para evitar la irritación y el picor; Disminuya el consumo de carbohidratos (papa, yuca, pasta, pan) para facilitar el tránsito intestinal y  el aumente el consumo de fibra (cereales, avena y frutos secos) y beba mucha agua para paliar definitivamente el problema. 

Ubicación
Las hemorroides internas se presentan justo dentro del ano, donde comienza el recto. Cuando son grandes pueden salirse (prolapso). El problema más común con las hemorroides internas es el sangrado durante las deposiciones.
Las hemorroides externas ocurren por fuera del ano. Pueden causar dificultad para limpiar el área después de una deposición. Si se forma un coágulo de sangre en una hemorroide externa, puede ser muy doloroso (hemorroide externa trombosada).


Síntomas
Las hemorroides generalmente no son dolorosas, pero si se forma un coágulo de sangre, pueden causar mucho dolor. 
Los síntomas de hemorroides incluyen:
Sangre roja brillante indolora proveniente del recto.
Prurito anal.
Dolor anal especialmente mientras se está sentado.
Dolor durante la defecación.
Una o más protuberancias duras y sensibles cerca del ano.

Pruebas y exámenes
La mayoría de las veces un médico puede diagnosticar las hemorroides simplemente examinado el área rectal. Las hemorroides externas a menudo se pueden detectar de esta manera.
Los siguientes exámenes para ayudar con el diagnóstico del problema abarcan:
Guayacol en heces (muestra presencia de sangre)
Sigmoidoscopia
Anoscopia

Tratamiento
El tratamiento para las hemorroides abarca:
Las cremas corticosteroides de venta libre (por ejemplo, cortisona) para ayudar a disminuir el dolor y la hinchazón.
Las cremas para hemorroides que contienen lidocaína para ayudar reducir el dolor.
Los ablandadores de heces ayudan a reducir el esfuerzo y el estreñimiento.

Reducir la picazón
Aplicar agua de hamamelis al área con motas de algodón. 
Utilizar ropa interior de algodón.
Evitar el papel higiénico con perfumes o colores; usar toallitas para bebés en lugar de esto.
Tratar de no rascarse el área.

Los baños de asiento, en agua tibia durante 10 a 15 minutos, pueden ayudar a que usted se sienta mejor.
Si sus hemorroides no mejoran con los tratamientos caseros, usted puede necesitar un tipo de tratamiento en el consultorio médico, como el tratamiento con calor, llamado coagulación infrarroja, para reducir el tamaño de las hemorroides. Esto puede ayudar a evitar una intervención quirúrgica. Otro tipo de tratamiento en el consultorio médico que puede ayudar es la ligadura con bandas de caucho.

Si estos tratamientos no son suficientes, puede ser necesario algún tipo de cirugía, como la extirpación de las hemorroides (hemorroidectomía). Estos procedimientos generalmente se utilizan para pacientes que presentan sangrado intenso o prolapso que no haya respondido a otra terapia.

Posibles complicaciones
La sangre en la hemorroide puede formar coágulos y esto puede provocar que el tejido circundante muera. La cirugía con frecuencia se necesita para extirpar hemorroides con coágulos.
En raras ocasiones, también se puede presentar sangrado intenso. La anemia ferropénica puede ser el producto de una pérdida prolongada de sangre. 

¿Cuándo contactar a un profesional médico?
Consulte con el médico si: 
Los síntomas de las hemorroides no mejoran con el tratamiento casero. 
Presenta sangrado rectal. Es posible que el médico esté interesado en buscar otras causas más serias del sangrado. 
Consiga ayuda médica de inmediato si: 

Pierde mucha sangre.
Está sangrando y siente vértigo, mareo o se desmaya.

Prevención
El estreñimiento, el esfuerzo durante las defecaciones y el hecho de sentarse en el baño por mucho tiempo aumentan el riesgo de hemorroides. Para prevenir el estreñimiento y las hemorroides, usted debe:
Tomar por lo menos ocho vasos de agua al día.
Consumir una dieta rica en fibra de frutas, verduras y granos integrales.
Pensar en tomar suplementos de fibra.
Usar ablandadores de heces para prevenir el esfuerzo.

Una dolencia muy común
Las hemorroides son la patología proctológica más frecuente, la padecen casi la mitad de la población occidental. Su mayor incidencia se da entre los 45 y 65 años, y entre un 5% a un 10% de quienes las sufren requerirán algún tipo de intervención. No existe ninguna relación sobre que las hemorroides predispongan al cáncer, aunque presenten síntomas similares. Algunos consejos para mejorar su sintomatología son los baños de asiento con manzanilla y el uso de cremas antihemorroidales.

REMEDIOS CASEROS PARA TRATAR EL DOLOR DE LAS HEMORROIDES

Para terminar, la abuela nos tre un listado con los mejores remedios caseros, que han servido a la medicina mucho antes de las cremas y ungüentos comerciales:


Hielo
Aplique una bolsa de hielo envuelto en un paño directamente sobre la zona afectada durante unos 10 minutos. Haga esto varias veces al día hasta que la hemorroide desaparezca, eso le ayudará a constreñir los vasos sanguíneos, reducir la inflamación y le dará alivio inmediato del dolor

Zumo de Limón
El jugo de limón contiene varios nutrientes que pueden darle alivio de las hemorroides mediante el fortalecimiento de los capilares y las paredes de los vasos sanguíneos.
Empapar un algodón con jugo de limón recién exprimido y aplicarlo sobre la hemorroide; teniendo en cuenta que inicialmente sentirá un hormigueo leve o ardor, pero el alivio del dolor vendrá pronto.

  • Alternativamente, exprimir medio limón en una taza de leche caliente y beber. Haga esto cada tres horas para obtener mejores resultados.
  • Mezcle media cucharadita de jugo de limón, jugo de jengibre, jugo de menta y miel juntos. 

Aceite de Almendras
El aceite de almendra, tiene propiedades emolientes y se utiliza principalmente para el tratamiento de las hemorroides externas. Sumerja una bola de algodón en aceite de almendras puro y aplicarlo sobre la zona afectada; con lo anterior, conseguirá hidratar y aliviar la inflamación, el ardor y la comezón alrededor del ano, puede hacerlo una vez al día.

Aceite de Oliva
El aceite de oliva le ayudará a aumentar la elasticidad de los vasos sanguíneos, disminuir la inflamación y el tamaño de los vasos sanguíneos del canal anal y para ello tome una cucharadita de aceite de oliva al día.
También puede machacar el jugo de algunas hojas de ciruelo y agregarlo al aceite de oliva., para aplicar sobre las hemorroides para aliviar el dolor y la hinchazón.

Aloe Vera
Las propiedades anti-inflamatorias y terapéuticas del aloe vera ayuda a reducir la irritación de las hemorroides. Aloe vera se puede utilizar tanto para las hemorroides internas y externas.
Para el tratamiento de las hemorroides externas, aplicar un poco de gel de aloe vera para el ano y lentamente masajear la zona; este sencillo remedio dará el alivio del dolor y calmar la sensación de ardor.
Para tratar las hemorroides internas, cortar hojas de aloe vera en tiras. Asegúrese de cortar las piezas similares a espinas de la planta. Coloque las rodajas en un recipiente y congelarlos. Aplique la tira de aloe vera helada a las hemorroides dolorosas para aliviar el dolor, ardor y sensación de picor.

Frutos secos
Coma frutos secos, como los cereales, el maní las habas y general, productos integrales ya que contienen una buena cantidad de fibra,  muy eficaz en el alivio de los síntomas de hemorroides y sangrado.
Le va a ayudar a limpiar el sistema digestivo, previniendo el estreñimiento y permitiendo que el colon trabaje mejor; algunos de los mejores productos de granos enteros son la avena, la cebada, el maíz, el arroz integral, mijo, quinoa y trigo sarraceno.
Otros suplementos de fibra, como la linaza ,  el algarrobo ,  el glucomanano , fibra de acacia , y  psyllium  (como Metamucil) también pueden ayudar a reducir el sangrado, el dolor y la irritación de las hemorroides.

Olmo Escocés
Las propiedades astringentes y cicatrizantes del hamamelis le ayudarán a aliviar muchas molestias asociadas con las hemorroides ya que ayuda a encoger los vasos sanguíneos inflamados, aliviando el dolor y la picazón.
Para aplicarlo, solo remoje un algodón en agua de hamamelis sin destilar y aplicarlo a las hemorroides, dos veces al día hasta que vea alguna mejoría.

  • Alternativamente, usted puede comprar almohadillas medicadas que contienen hamamelis, estas almohadillas de limpieza se pueden utilizar en lugar del papel higiénico y es una buena manera de proteger el ano de la irritación y los microorganismos.

Vinagre de manzana
Debido a las propiedades astringentes de vinagre de sidra de manzana, ayuda a contraer los vasos sanguíneos inflamados y da alivio de la inflamación y la irritación; solo asegúrese de utilizar el vinagre no filtrado y no pasteurizada para mejores resultados.
En el caso de las hemorroides externas, presione suavemente con un algodón empapado en vinagre de sidra de manzana contra la zona inflamada. Inicialmente habrá una sensación de escozor, pero pronto usted conseguirá el alivio de la picazón y la irritación. Haga esto varias veces al día hasta que la hinchazón disminuya.
En el caso de las hemorroides internas, añadir una cucharadita de vinagre de sidra de manzana en un vaso de agua y beber por lo menos dos veces al día. Usted puede agregar miel para que tenga mejor sabor.

Bolsas de té negro
El ácido tánico presente en el té es una especie de astringente natural que ayudará a reducir la hinchazón y el dolor asociado con las hemorroides.
Moje una bolsa de té negro en agua caliente y deje que se enfríe un poco para aplicar sobre las venas hinchadas durante unos 10 minutos. Haga esto dos o tres veces al día.

Agua
Cuando se sufre de hemorroides internas o externas, aumentar la ingesta de agua . Trate de beber de ocho a 10 vasos de agua por día.
El consumo adecuado de agua ayuda a limpiar su sistema interno e hidrata su cuerpo entero. También facilita los movimientos intestinales y mantiene las heces blandas, reduciendo esperemos que la necesidad de esforzarse.
Cuando usted no bebe suficiente agua y otros líquidos, el proceso de lavado de residuos fuera del cuerpo se ralentiza y no puede haber un retraso en el intestino. El resultado final es heces duras, lo que hará que el problema de las hemorroides peor.

Otras recomendaciones para curar las hemorroides o almorranas:


  • El uso de ungüentos y cremas puede proteger la piel de la zona, reducir la picazón, y prevenir una lesión mayor. Zinc crema de óxido o ungüento se recomienda a menudo. Aunque la jalea de petróleo se recomienda comúnmente, el aceite de coco es otra opción. Vitamina E aceite se puede aplicar en el área afectada.
  • A 20 minutos en baño de asiento  (un baño de agua tibia que sumerge a los glúteos y las caderas), puede ayudar a aliviar la irritación. Sales de Epsom se pueden añadir al baño de asiento. 
  • El ejercicio aeróbico durante 20-30 minutos al día puede ayudar a estimular la función intestinal.
  • Trate de ir al baño cuando siente la necesidad, en lugar de esperar, con el fin de evitar el esfuerzo y presión añadida.
  • Para ayudar a reducir la hinchazón, trate de sentarse en un cojín en lugar de una superficie dura.
  • La manzanilla  o  la caléndula  son hierbas que se pueden aplicar tópicamente en forma de compresas o pomada.
  • El estrés puede ser un factor para algunas personas con estreñimiento y las hemorroides. Considere la posibilidad de intervenciones mente-cuerpo como yoga, qi gong, y la meditación.


Esperamos que le resulte útil nuestra nota, no dude en seguirnos en las redes sociales, hasta la próxima!
Consejosdelimpieza.com
CLICK SOBRE LA IMAGEN PARA SEGUIR !


Instagram


2 comentarios :

fernandezfelipetrue@gmail.com dijo...

Hola!! Yo sigo este tratamiento y en 4 dias desaparecen. Baños de asiento con agua tibia, pomada antihemorroidal 3 o 4 veces al dia y 1 sobre diario de flebinec. Aliviamucho los sintomas y los picores…

Sergio Martinez dijo...

Estimado Felipe,
Muy agradecidos con su aporte, para nuestra web es muy importante que nuestros lectores se tomen el tiempo de contarnos su experiencia, éxitos y hasta la próxima!
Consejosdelimpieza.com

Publicar un comentario en la entrada

SU OPINION ES MUY IMPORTANTE. Gracias !

Google