LA HIGIENE ÍNTIMA FEMENINA.



Las zonas íntimas femeninas tienen unas características propias, que hacen que su cuidado e higiene sean diferentes a los de otras partes del cuerpo, normalmente la gente no pregunta sobre este tema y en la mayoría de los casos se queda la duda; a continuación algunas recomendaciones relacionadas con la limpieza de tu zona íntima.

HIGIENE DE LA ZONA ÍNTIMA FEMENINA

CONSEJOS IMPORTANTES:
-Cámbiate de ropa interior cada día, y usa mejor los culottes en lugar de tangas, que favorecen los frotamientos y por lo tanto el desarrollo de micosis. Olvida También los tejidos sintéticos, propicios a la maceración, y utiliza lencería de algodón 100%.
-Lava la ropa interior a 60º como mínimo.
-Durante la menstruación, cámbiate la protección periódicamente, al menos tres veces al día y no lleves un tampón más de 4 horas.
-Evita los tejanos y los pantalones muy ceñidos, provocan irritación. 
-Tras ir al baño, límpiate de adelante hacia atrás para evitar la transmisión de bacterias.
-Lávate las manos antes de cualquier contacto con la vagina.
-No lleves el traje de baño mojado demasiado tiempo: la humedad favorece la proliferación de las bacterias.
-Consulta regularmente a un ginecólogo, una revisión anual es indispensable para prevenir y detectar infecciones eventuales.

El aseo íntimo, ¿con qué frecuencia?
Para evitar la proliferación de microbios en esta parte del cuerpo, conviene lavarse el sexo una vez al día. Atención, hablamos de aseo externo (vulva, labios y clítoris) únicamente, porque el interior de la vagina auto-limpia. Puedes lavarte hasta dos veces en caso de calor y de sudor excesivo, pero no más. Lo mismo durante la regla. También se recomienda un aseo después de cada relación sexual. Por último, sécate con una toalla limpia después de la ducha para eliminar cualquier resto de humedad.



Elegir el producto de higiene
La vagina protege un conjunto de bacterias llamado la flora, cuyo equilibrio conviene respetar. Por lo tanto, es importante desterrar los productos decapantes y desinfectantes, demasiado agresivos, y ni hablar de utilizar el gel de ducha habitual. Escoge un gel suave, sin jabón, sin perfume, con pH neutro, que respete la acidez natural de la vagina. En farmacias o grandes superficies encontrarás un buen número de productos especialmente formulados para la higiene íntima. 
Por otro lado, evita aplicar todo tipo de productos de belleza sobre tu sexo: desodorante, aceites y otras cremas.
En cuanto a las toallitas, puedes utilizarlas de cuando en cuando, siempre que sean suaves y sin alcohol.

Después del parto
La higiene intima después del parto no ha de variar mucho de cómo lo hacías antes, solo que ahora tienes que tener un poco mas de cuidado, sobre todo si has tenido un parto vaginal y te han dado varios puntos. Puedes usar el mismo jabón.
Durante el sangrado vaginal o el primer periodo después del parto se utilizan unas compresas especiales hechas de algodón con un grosor y tamaño mayor, para que te sientas más cómoda.
Utiliza siempre una toalla de tela diferente de la que usas en el resto del cuerpo para secarte bien después del lavado.
Debes tener especial cuidado cuando haces pipí o evacuas ya que las bacterias podrían infectar la herida.

NOTA: Por otro lado procura mantener esa zona bastante seca. Solo debes usar algún liquido para curar los puntos si el médico te lo indica de lo contrario no lo hagas.

Cuidado con las duchas vaginales

Practicada generalmente después de una relación sexual, la ducha vaginal pretende disminuir el riesgo de embarazo eliminando los espermatozoides presentes en la vagina. Sin embargo, este método no sólo es totalmente ineficaz en materia de contracepción, sino que además favorece el desarrollo de micosis e infecciones como la vaginosis. De hecho, esta limpieza interna rompe el equilibrio de la flora vaginal y favorece el desarrollo de levaduras o bacterias.
Así que ten cuidado con el exceso de limpieza. Puedes hacerte una ducha vaginal al mes, con agua clara, después de la regla. El resto del tiempo, conténtate con una higiene externa.
Los genitales son una parte más de nuestro cuerpo y, al igual que cualquier otra, con una ducha diaria se mantienen limpios y sin problemas. En todo caso, y por ser una zona delicada, se aconseja poner especial cuidado en su limpieza. Eso sí, sin obsesionarse. Es perfectamente normal y natural que la zona genital desprenda un cierto olor propio de cada persona que se convierte en estímulo olfativo que propicia el inicio de relaciones sexuales.




11 CONSEJOS SOBRE LA LIMPIEZA Y LAVADO DE LA ZONA GENITAL FEMENINA -VAGINA-


  1. Una completa higiene íntima debe incluir, además del lavado con agua y jabón neutro, los siguientes cuidados:
  2. Después de orinar o defecar es necesario limpiar la zona genital desde delante hacia detrás para evitar contaminar la zona vaginal con bacterias procedentes de las heces. La gran mayoría de la gente usa únicamente papel pero lo recomendable es lavarse porque, de lo contrario, la zona queda sucia.
  3. No se deben utilizar jabones fuertes ni ningún producto químico que pueda alterar el pH ácido de la vagina. Tampoco es oportuno aplicar desodorantes íntimos porque pueden provocar irritación, inflamación y hasta alergia. Además, impiden percibir por su olor alteraciones que pudieran requerir tratamiento médico.

  4. No es conveniente realizar duchas vaginales porque eliminan sustancias naturales y microorganismos que protegen la vagina.
  5. Usa ropa interior de algodón ya que el nylon y otras fibras sintéticas impiden la transpiración, retienen la humedad y favorecen la proliferación de bacterias y gérmenes.
  6. No vistas prendas muy ajustadas para evitar rozaduras y favorecer la transpiración de la zona genital.
  7. No uses esponja o guantes sintéticos para lavar la zona genital porque en ellos se acumulan gérmenes.
  8. Ten cuidado con el rasurado o la depilación de tu zona intima, hay muchas mujeres presentan serios problemas por la depilación o el rasurado de la zona intima, como inflamación y aparición de alergias o sarpullido que son la puerta de entrada a otras futuras enfermedades de la piel. Busca siempre las opciones menos agresivas y contempla la posibilidad de La depilación con láser que es sin lugar a dudas uno de los tratamientos médico-estéticos más demandados en la actualidad. 
  9. Cambia los tampones y compresas cada 4 o 6 horas como máximo. No se recomienda emplear salva-slips de uso diario porque dificultan la adecuada ventilación, aumentan la temperatura de la zona y entonces es más fácil la proliferación de gérmenes y la aparición de molestias e infecciones.
  10. Antes y después de mantener relaciones sexuales es recomendable lavar la zona genital además de las manos y la boca en el caso de que vaya a practicar el sexo oral.
  11. Controla la ingesta de medicamentos. Se sabe que los antibióticos, por ejemplo, suelen dejar el organismo bajo de defensas tras curarnos de la dolencia para la que se prescribieron. El resultado es que tras acabar el tratamiento con antibióticos la mujer es mucho más propensa a contraer infecciones vaginales.
En cuanto a lo que es el lavado en sí se recomienda lavar la vulva por el exterior, pasando bien los dedos por los pliegues de los labios mayores y menores así como alrededor del clítoris ya que aquí también se acumulan residuos. Después es necesario secar bien la zona para evitar humedad. 

Por lo que respecta a la vagina, salvo que lo prescriba el ginecólogo y en situaciones muy concretas, no debe ser aseada interiormente ya que tiene su propio mecanismo de limpieza. En suma, lo recomendable es mantener una adecuada higiene diaria, practicar sexo seguro y acudir al ginecólogo al menos una vez al año. 

Cualquier pequeña anomalía será detectada y tratada fácilmente en una revisión rutinaria y se evitará problemas mayores.

* Para terminar, queremos hacer mención a los vibradores, consoladores y otros juguetes sexuales, que los médicos comentan del aumento de las infecciones leves de tipo bacteriano en la vagina (especialmente en las zonas media y externa), lo cual se está atribuyendo a la utilización y falta de correcta higiene de los juguetes sexuales tenga en cuenta eso.

Bien, esperamos que haya resultado orientativa nuestra nota, siempre recomendamos visitar al ginecólogo o a su médico de cabecera, para hacer una revisión anual.
Gracias y hasta la próxima!
Consejosdelimpieza.com


Instagram

CLICK SOBRE LA IMAGEN PARA IR.


2 comentarios :

Anónimo dijo...

Gracias por este artículo!! Tengo 17, y digamos que aun siento sienta vergüenza de hablar sobre estos temas con mi madre, y al buscar respuestas en internet ninguna me favorecía tanto como lo hizo ésta <3
Muchas gracias y saludos!

Sergio Martinez dijo...

Estimada Lectora,
Nuestro mayor orgullo es servirte, con solo una persona como tu que haya servido nuestro artículo... para nosotros ha valido la pena!
Un saludo y estamos muy agradecidos de que te tomaras el tiempo de regresar y dejar tu comentario.
Siempre bienvenida!
Consejosdelimpieza.com

Publicar un comentario en la entrada

SU OPINION ES MUY IMPORTANTE. Gracias !

Google