LIMPIAR Y MANTENER LOS MANTELES



El mantel desde siempre ha sido un accesorio de casa frente al cual estamos casi todos los días y sobre el que extrañamente reparamos poco; las abuelas desde siempre lo han considerado una pieza fundamental de la decoración y orden en el hogar, y las nuevas generaciones también le han ido dando el lugar protagónico que se merece convirtiendo casi en una ciencia la medida de la mesa, el mantel, la caída y sus cuidados. 
Por ello en Consejosdelimpieza.com te vamos a contar los aspectos más relevantes sobre los manteles para vestir la mesa.

PONER MANTEL EN LA MESA

Actualmente no solo se reserva el uso del mantel para las ocasiones formales, sino que se utiliza a diario permaneciendo siempre vestida la mesa; por ello, poco a poco han ido apareciendo en el mercado una amplia gama de productos ajustados a diferentes estilos, con diferentes texturas distintas al clásico lino (de por sí, muy difícil de mantener), donde lo más importante es encontrar el que más se ajusta a la medida de su mesa, al uso que quiere darle y a su gusto.

COMPARTE ÉSTA NOTA POR WHATSAPP

CONSEJOS PARA LIMPIAR Y MANTENER LOS MANTELES

NOTA: Utilizar mantel es la mejor idea que se puede tener cuando se trata de una mesa plegable o con una madera manchada o poco vistosa ya que con solo posarlo sobre ella, cambiará su aspecto y renovará la sensación que proyecta al verla.

Para elegir un mantel, lo mejor es pensar primero lo que se busca en cuanto al objetivo ya que si bien, está claro que para una cena formal o de etiqueta, el mantel de lino es el recomendado, existen varias texturas que pueden ser la solución para ese mantel de uso diario en casa. Éstos son los materiales más utilizados para la ropa de mesa:

• LINO: Es un tejido natural de tacto suave y refinado normalmente utilizado para una cena especial o un gran evento, NO recomendado para su uso diario debido a su difícil mantenimiento que tiene todas las dificultades de la ropa de lino en cuanto a la eliminación de manchas, el lavado a mano y la decoloración.

• ALGODÓN: Es una opción funcional y lavable a máquina, su defecto es que requiere del uso de la plancha y algunos líquidos como el vino le suelen ocasionar manchas difíciles de remover.

• POLIÉSTER: en algunos sitios llamados anti-manchas y como su nombre lo indica, son muy resistentes y funcionales en cuanto a los “accidentes” en la mesa, también son menos propensos a la decoloración, por lo que mantienen su color incluso después de muchos lavados. Una de las principales ventajas es que no es necesario planchar después de cada lavado y, además se pueden lavar en casa en la lavadora a 30 grados y en unos minutos ya están secos, lo que en resumen los hace muy fáciles de cuidar.

Con respecto a los últimos de poliéster, cabe destacar que poco a poco sus diseños y texturas se han ido equiparando al aspecto de las clásicas telas de algodón con lo que se han convertido en una excelente opción para dar versatilidad a la mesa del comedor mientras se protege, los hay de un solo color, modernos, clásicos, de viajes, elegantes, informales, de flores, retro, románticos, marineros, provenzales, étnicos, veraniegos, de montaña, por lo anterior recomendamos comprar manteles de poliéster en el hogar, y para ayudar en esa elección, daremos a continuación una pequeña idea de lo que se debe hacer para conseguir la medida que mejor se ajuste a la mesa.




MEDIR EL MANTEL PARA LA MESA

Con respecto a la medida del mantel, no hay una ciencia exacta al respecto, ni un patrón que diga cómo debe ser dicha medida o caída…lo que sí está claro es que por un lado debe cubrir bien la mesa ya sea redonda, rectangular o cuadrada, y por otro debe tener una caída que resulte cómoda para su uso.


Con respecto a ese “largo” que cuelga, lo más sencillo que se ha hecho es catalogarlo en 3 medidas que son:

Caída Corta: De aproximadamente entre 16 y 20 centímetros, muy utilizada en mesas auxiliares o comedores de uso diario e informal.

Caída media: Que sería la medida estándar para los comedores de casa, cuya medida sería entre 38 y 40 centímetros y que a su vez permite apreciar mucho mejor el motivo o diseño del mantel.

Largo: Sencillamente es la que cubre toda la mesa casi hasta el suelo, tapando las patas y en general requiere de mucha tela para llegar hasta abajo (sin arrastrar preferiblemente), es la que se usa para las mesas de gala o cenas muy formales; poco o nada recomendables para uso diario. Puede dejar 4 centímetros desde el suelo.

NOTA: Para medir la mesa solo debe tener en cuenta el largo que desea tener por cada lado y añadirlo a los lados para el caso de las mesas cuadradas o rectangulares, o al diámetro para el caso de las mesas redondas.


Así llegamos al final de nuestra nota, esperando que haya sido sencilla y agradable su lectura y que tenga un poco más elementos de juicio para hacer la elección correcta del mantel que mejor se adapte a sus necesidades. No dude en comentarnos lo que quiera utilizando el buzón de comentario o compartir por las redes sociales.


¡Gracias por consultar nuestra web y hasta la próxima!
Consejosdelimpieza.com


Instagram


Suscríbete para recibir en tu Email cada nueva publicación sobre LIMPIEZA !

* NO SPAM



0 comentarios :

Publicar un comentario

SU OPINION ES MUY IMPORTANTE. Gracias !

Google