TODO SOBRE LA LEJÍA O BLANQUEADOR DE LIMPIEZA.



La Lejía o blanqueador es una de las herramientas más utilizadas en la limpieza doméstica, en la higiene profesional y en la desinfección en general. Para comenzar su introducción y por petición de muchos de nuestros lectores, mencionaremos algunos de los nombres que recibe la lejía en cada país:

SINÓNIMOS DE LEJÍA PARA LIMPIEZA
  • Aguajane en Uruguay
  • Cloro en Colombia, México, Venezuela, Ecuador y chile; en Argentina y España se denomina a su presentación en pastillas.
  • Lavandina: Aregntina.
  • También existen nombres en desuso con los que las abuelas llamaban el producto y algunas marcas que se han convertido en el nombre genérico para referirse al blanqueador:
  • Agua de jane o Agua de lavandina que se utilizaba en Argentina, y Licor de Labarraque ya en desuso en México.
  • Algunas marcas que se convierten en sinónimo del blanqueador son Clarasol en México y Límpido en Colombia.
  • Finalmente por mencionar otros nombres podemos encontrar agua de Giweissi o Agua de javel. Algunos  otros nombres comerciales son: Chloros, Chlorox, Clorox, Deosan, Javex, Klorocin, Parozone, Purin B.


QUE ES LA LEJÍA O BLANQUEADOR ?

Para comenzar, Lejía o blanqueador es el nombre que recibe al diluir en agua un compuesto químico llamado HIPOCLORITO DE SODIO (NaClO) y entre sus principales bondades está su bajo coste y su gran capacidad de oxidación. Normalmente la conocemos como una solución clara, entre verde y amarillo y con un olor característico.

NOTA: Cabe resaltar que no debe confundirse con Cloro, que hace referencia al mismo compuesto como base pero con otro tipo de tratamiento químico (por ejemplo para la desinfección del agua de una piscina).
En el hogar la forma en que lo conocemos es en forma líquida frecuentemente utilizada como desinfectante y como base para los blanqueadores más comunes.

PRECAUCIONES A TENER CON EL USO DE LA LEJÍA

En su ficha internacional de seguridad química se destaca que en general que los blanqueadores que contienen una concentración de hipoclorito sódico del 5% tienen un pH= 11 y son irritantes. Si la concentración de hipoclorito sódico fuera superior al 10% la solución tiene un pH= 13 y es corrosiva.

El hipoclorito de sodio no es un agente sensibilizante, aunque puede producir reacciones alérgicas raramente; lo anterior en “teoría” se debe poder corroborar en la ficha técnica del empaque del producto.

La sustancia se puede absorber por inhalación del vapor y por ingestión. La sustancia es un oxidante fuerte y reacciona violentamente con materiales combustibles y reductores originando peligro de incendio y explosión. La que conocemos también diluida en agua, es una base fuerte que reacciona violentamente con ácidos y es corrosiva atacando algunos metales. No poner cerca de combustibles y asegurarse de cerrarlo muy bien.

Para evitar confundirse nunca re-envase el producto de su envase original, solo compre lejías o blanqueadores que tengan la ficha técnica en su envase, guarde siempre separado de alimentos y piensos. Mantenga en un lugar fresco y oscuro.

Absorber el líquido residual con arena o algún material absorbente inerte (para uso industrial o grandes cantidades) y trasladarlo a un lugar seguro. NO verterlo al alcantarillado (sabemos que en los hogares es imposible), no dude en mirar nuestros remedios caseros para hacer desinfectantes ecológicos con el mismo efecto anti-microbiano que la lejía, para que poco a poco reduzca su uso a lo estrictamente imprescindible.

COMO FUNCIONA LA LEJÍA ?  


El Hipoclorito de Sodio cuya la fórmula es NaClO tiene un conocido poder de desinfección ya que actúa rompiendo en pequeñas unidades la cadena de moléculas matando bacterias y mohos. 

También libera oxígeno activo que ataca y descompone las proteínas eliminado microbios. Este oxígeno activo ahora es muy común en la nueva generación de detergentes y anti-manchas del mercado actual aunque sus primeros datos lo ponen en 1785 en Francia.

Cuando se tienen mascotas es muy útil para dar un primer fregado de suelos antes de pasar una segunda pasada con el producto con aroma de nuestra elección, con ello se desinfecta en suelo y se protege su mascota.
A continuación la abuela nos contrará lo que dicen los médicos y entendidos sobre los primeros auxilios para accidentes con lejía.

ACCIDENTES USANDO LEJÍA O BLANQUEADOR


INHALACIÓN DE LEJÍA:
Siempre debe protegerse con un cubre-bocas aunque sea en casa, pero si por accidente se inhala el producto por ejemplo limpiando un baño pequeño con poca ventilación, lo primero que sentirá es una sensación de quemazón, un poco de tos y jadeo e incomodidad en la vías respiratorias; también podrá sentir un poco de mareo.
SOLUCIÓN:
Asómese inmediatamente a la ventana o balcón, o salga a un lugar donde haya aire limpio y siéntese en posición semi-incorporado. Mantenga la calma y no trate de respirar más de lo común, simplemente respire con normalidad; si el malestar persiste busque asistencia médica. 

ALERGIA O REACCIÓN POR USAR LEJÍA
Recuerde siempre en el hogar utilizar guantes para manipular la lejía; en caso de sentir que algo anda mal con la piel que está en contacto con algún producto blanqueador podrá ver un enrojecimiento, sarpullido o ampollas y quizás algún leve dolor.
SOLUCIÓN:
Solo debe aclarar con abundante agua fría metiendo las manos bajo el grifo sin frotar; no se va a ir de inmediato pero suele bastar con ello. No lave las manos con mas detergente y tampoco regrese a utilizar el producto (también es mala idea ponerse guantes de caucho sobre la piel irritada para segur limpiando), simplemente termine lo que está haciendo. Si nota que se extiende el sarpullido busque atención médica.

LEJÍA EN LOS OJOS
Si por accidente cae lejía en sus ojos, quizás se enrojezcan y sentirá un fuerte ardor que puede terminar con  quemaduras profundas graves.
SOLUCIÓN:
Lo primero que debe hacer es enjuagar con agua abundante durante varios minutos para ir inmediatamente en busca de asistencia médica. NOTA: Tome con el móvil una foto del frasco o bote del producto donde aparecen los detalles del mismo.

INGESTA DE LEJÍA
Aunque se dice que en pequeñas cantidades no tiene ningún problema (en algunos países lavan las verduras con ella), sin duda es el accidente más grave de los aquí mencionados, sus efectos serán calambres abdominales (estómago) al minuto, sensación de quemazón, vómitos, debilidad y pérdida del conocimiento.
SOLUCIÓN:
Solo recomendamos enjuagar la boca y NO INDUCIR EL VÓMITO, llevar directamente al hospital.

Esperamos que sea útil nuestra nota, no dude en compartirlo en las redes sociales ya que la lejía es un producto muy común y la información puede resultarle útil a sus amigos.
Gracias por seguirnos.
Un saludo,
EL ADMINISTRADOR.


Nuestro ECOnsejo de hoy enseña todo el potencial que tienen los botes o tarros plásticos de lejía que usualmente vienen blancos pero los hay de variados colores según la marca. Con ellos podemos hacer un curioso adorno luminoso para un árbol en el jardín:
Reciclar botes de lejía.

2 comentarios :

Luis dijo...

La lejía es uno de los productos que siempre nos pueden sacar de un apuro tanto para la limpieza de superficies como de ropa. Pero siempre hay que tener cuidado en como utilizarla.

Sergio Martinez dijo...

Estimado luis,
Gracias por tu apunte, efectivamente y unos de los grandes problemas son por un lado la inhalación de gases por no ventilar bien la zona donde se está utilizando la lejía, las alergias humanas, las intoxicaciones de mascotas y la mezcla con otros productos que dan resultados muy tóxicos, hay que tener cuidado con la lejía!
Un saludo y esperamos que nos sigas en las redes sociales,
Consejosdelimpieza.com

Publicar un comentario en la entrada

SU OPINION ES MUY IMPORTANTE. Gracias !

Google