PROPIEDAD HORIZONTAL "FINCAS Y COMUNIDADES DE PROPIETARIOS"




junta vecinal
Para entrar en situación, podemos indicar que las viviendas son desde la antigüedad, el cobijo y protección del ser humano. Desde los primeros tiempos fueron construidas para dar seguridad al hombre y protegerlo de la intemperie. Tener un piso y un techo es sinónimo de tener asiento, de estar enraizado en algo, de pertenecer a un sitio. Por eso los mercados inmobiliarios reciben el nombre de Mercados de Bienes Raíces (o de Bienes y Raíces), porque se refieren a estructuras y propiedades que de alguna manera definen la vida del ciudadano; ya no será más un nómada; ya tiene dónde permanecer, dónde echar raíz.

Los grupos de personas representan ese edificio social que conocemos como Sociedad, donde debemos aprender a respetar las ideas de nuestros semejantes y pensar en un mundo mejor. Las comunidades de personas que integran las áreas comunes o áreas de dominio común (en latín con dominus o condominium, es decir, condominio, propiedad común o comunidad de propietarios tienen la potestad de velar por esos espacios comunes a todos, cuidarlos, protegerlos y responder por ellos.

COMUNIDADES DE VECINOS.



El concepto de condominio tiene perfecta aplicación en las viviendas o edificios regidos por la propiedad horizontal, la cual denota comunidad de bienes o cosas comunes a los propietarios de las mismas, en el horizonte limítrofe del conjunto habitacional o residencial.

Lo fundamental en la convivencia o interacción vecinal, es el reinado de la cordialidad, el respeto y las buenas costumbres entre los residentes de un inmueble determinado, edificio o conjunto de viviendas o comunidad de propietarios.

Un elemento indispensable en la convivencia vecinal es la comunicación. Además de la cordialidad y el respeto, la comunicación es importante; intercambiar números telefónicos y correos electrónicos entre vecinos, estrecha aún más los lazos de vecindad entre ellos; básicamente en estos tiempos donde los actos delictivos han invadido la privacidad de los edificios y conjuntos residenciales, los vecinos deben protegerse y cuidarse unos a otros.

VIVIR EN UNA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS O CONDOMINIO

La vida en comunidades de personas que residen en edificios y conjuntos residenciales, comporta una serie de derechos y deberes, los cuales están reflejados en la ley de propiedad horizontal. Donde se describe
En primer lugar, lo que pudiera llamarse el poder originario o de máxima autoridad que es la comunidad de vecinos, comunidad de propietarios, formalmente conocida como tal.
En segundo lugar, un órgano representativo de la comunidad de propietrios, conocido como Junta de Propietarios o Junta de gobierno, la cual es elegida por los propios propietarios para que representen y defiendan sus derechos e intereses.
En tercer lugar, el Administrador, el cual es elegido por la comunidad o por la junta de Propietarios que es la figura operativa en la conducción y el quehacer diario del edificio o conjunto residencial y en cuyos hombros descansa la responsabilidad del funcionamiento del inmueble o inmuebles encomendados
  
La función del administrador, como trabajo que realmente es, debe ser remunerada, así esta persona resida en el edificio o conjunto de edificios que va a administrar, salvo que éste decida ejecutar este actividad ad honorem.
Por el contrario, a la Junta de Condominio no se le establece remuneración alguna, por lo cual el trabajo de este grupo de personas merece respeto y consideración, respaldo y colaboración de parte de los propietarios. Sin embargo, sería importante considerar algún tipo de remuneración para estas personas que sacrifican su tiempo y su dignidad (a veces se les falta el respeto), por velar por las cosas comunes. En algunas residencias se les exonera del pago de condominio, lo cual lo tienen bien ganado.


DECISIONES DE LA JUNTA DE GOBIERNO O ADMINISTRACIÓN DE UN CONDOMINIO DE VECINOS.  

La Junta de gobierno debe tomar decisiones en los asuntos de la comunidad de propietarios. Su constitución y funcionamiento revisten carácter de obligatoriedad en los regímenes de propiedad horizontal; la anterior elegirá la comunidad de propietarios, y ellos (la Junta) deben elegir un presidente.
 
Tanto la Junta de gobierno como el Administrador deben trabajar en conjunto. La primera debe velar por el cuidado de las áreas comunes del edificio o conjunto residencial, y supervisar las actuaciones del Administrador. Este último debe centrarse en la gestión de los recursos, como la facturación mensual de los gastos comunes, la cobranza de los recibos, la compra de bienes y servicios, el pago a proveedores, llevar la contabilidad de manera clara, precisa y transparente, el manejo del Fondo de Reserva, las prestaciones sociales de los trabajadores, y demás tareas y responsabilidades previstas en la Ley.
 
Otra figura fundamental en el día a día de la convivencia vecinal, bajo el régimen de Propiedad Horizontal  como auxilio de las tres (3) figuras mencionadas anteriormente y fundamental en todo edificio o comunidad de propietarios, es el Conserje (sea hombre o mujer), quien tiene a su cargo la limpieza y custodia de los inmuebles bajo el régimen señalado. Sus atribuciones, derechos y deberes, están contemplados en la Leyes Orgánicas del Trabajo.
Cada comunidad o finca tiene sus propias necesidades, las cuales deben jerarquizarse para el mejor aprovechamiento de los recursos a aplicar. Esta es la labor del Administrador. Es de fundamental importancia que cada propietario cumpla con su responsabilidad de contribuir con las cosas o gastos comunes (pagar el recibo de condominio); acción esta que define la vida, conservación y mantenimiento del edificio, las viviendas o conjuntos residenciales.

Cuando un propietario incumple con sus obligaciones condominiales, y se convierte en moroso y se convierte en "contribuyente o colaborador" del deterioro del edificio o conjunto residencial, o comunidad de propietarios y tanto la junta de condominio, como el administrador, deben evitar a tiempo que esta costumbre se extienda al resto de los propietarios.
 
Para resumir podemos indiciar que actualmente y por el hecho de estar encargada la administración de la finca a un gabinete de administradores de fincas urbanas, los copropietarios se olvidan de su función dentro de una comunidad de propietarios, reducíendose ésta a la reunión anual de propietarios.

De tal manera que debemos tomar mas en serio la labor de estos vecinos y su importancia para la conservación y orden del edificio que habitamos; aunque esta labor es considerada "sin ánimo de lucro" la realidad ha demostrado que las comunidades de propietarios con una administración impecable y organizada, puede generar unos recursos (ganancias) que se traducirán en inversiones, instalaciones y demás adecuaciones en la comunidad, aspectos que pueden influir directamente en el avalúo de su piso.
 
Gracias por su atención,
Esperamos que la lectura haya sido de su agrado, envíenos sus comentarios y sugerencias.
Un saludo,
EL ADMINISTRADOR.

Instagram

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

SU OPINION ES MUY IMPORTANTE. Gracias !

Google