LAVAR Y DESMANCHAR LAS ALMOHADAS AMARILLAS



Muchas personas normalmente son diligentes a la hora de cambiar con frecuencia las sábanas o su ropa de cama, pero de cada 20 personas, solo una repara en el color amarillo que va tomando la almohada, y un gran porcentaje sencillamente las tira a la basura cuando ya “canta” demasiado; en realidad no hay nada que lo evite, pero se pueden “blanquear” con unos sencillos consejos.

Primero que todo hay que decir que esa coloración amarilla es algo muy común, y dicho color que van tomando las almohadas de nuestra cama con su uso, se debe al sudor que genera el cuerpo para mantenerse a una temperatura confortable, a continuación en consejosdelimpieza.com te vamos a dar un sencillo truco para que (cada 30 días a ser posible), le des un repaso de lavado y limpieza a tus almohadas; con lo anterior las vas a mantener blancas y libres de ácaros…al final la abuela de nuestra web nos va a contar como limpiar las almohadas de látex, las de “memoria” que no se pueden meter en la lavadora.

EVITAR LAS ALMOHADAS AMARILLAS


Aunque en general todas se tienden a tornar amarillas, sobre todo las de algodón (que a su vez son las más recomendadas), lo más recomendable es utilizar una funda protectora de almohada que nos permitirá quitarla y lavarla aunque de todas maneras de vez en cuando tendrás que lavar las almohadas y el relleno porque las mejores fundas protectoras también deben ser “traspirables”.

Antes de comenzar:
* Actualmente existen en el mercado las almohadas lavables, que son ideales para meter en la lavadora y vienen diseñadas con materiales que permiten un lavado a alta temperatura (60ºC) con lo que además vas a matar cualquier rastro de microbios que hayan podido quedar allí.
* Siempre debes planchar las fundas, sobre todo en las costuras para asegurarte de que los ácaros están bien muertos, las altas temperaturas van a destruir cualquier microbio y te dará la plena seguridad de estar poniendo unas fundas muy limpias. No meta sus almohadas a lavar con ninguna funda de cama o protectoras, retírelas antes de comenzar y lávelas por separado.

* Asegúrese de leer las etiquetas de lavado, que permitan lavar con agua, aunque las almohadas de plumas se pueden lavar en lavadora (las aves se mojan y no pasa nada), algunos tipos de plumas luego de su tratamiento, sueltan una coloración que mancha las telas…si es pluma exclusivamente blanca, quedarán muy bien.
* Nunca meta a lavar una sola almohada, deben ser dos para que equilibre la lavadora, de lo contrario textualmente su lavadora saldrá caminando al momento del centrifugado, tampoco lo haga cuando vaya a salir…para este procedimiento debe estar atento.




PROCEDIMIENTO PARA LAVAR LAS ALMOHADAS SIN DESARMARLAS


Lo primero que podemos pensar es en descoserlas, sacar el relleno y lavarlas por separado…vaya lío pero no hace falta, solo necesitas tu lavadora programada en alta temperatura y:

- Media taza de detergente para lavadora.
- Dos “tapones” de lava-vajillas (si, del que usamos para quitar la grasa de los platos).
- Media taza de blanqueador o lejía o cloro, o remplazarlo por una taza de vinagre blanco.
- Media taza de Bórax (si no lo tienes piensa en la posibilidad de tener un poco en tu despensa ya que vale para múltiples cosas en el hogar).

1- Si tu lavadora es de carga superior, de esas que se dejan abrir por arriba, ponla a llenar y añade los elementos mencionados antes de meter las almohadas para que se disuelvan muy bien, si es de carga frontal añade el detergente con normalidad y el resto de ingredientes, mézclalos en una jarra con un poco de agua y cuando haya llenado, añádelos por el depósito del detergente para que impregne uniformemente las almohadas.

2- Asegúrese de programar su lavadora a un ciclo de agua caliente (40 a 60 grados) y en un ciclo de lavado largo con centrifugado al final y comience.

3- SOLO PARA LAVADORAS DE CARGA SUPERIOR. A mitad de ciclo, luego del primer enjuague y antes de que comience a llenar nuevamente (estarán más livianas y exprimidas)  abra la lavadora e intente voltear las almohadas para que continúe el proceso.

4- Cuando termine, o sea al final del procedimiento y luego del centrifugado, pruebe programar un segundo centrifugado (rinse) de forma manual para que su lavadora exprima un poco mas sus almohadas, si tiene máquina secadora estás hecho!

NOTA: Si va a utilizar la secadora, hágalo solo con el ciclo de aire si se trata de materiales sintéticos (para no hacer un incendio), para las plumas va a a necesitar baja temperatura y mucho tiempo… en ambos casos pruebe meter una bola de tenis forrada con un calcetín que le ayudará a secar más fácilmente sus almohadas y no daña la secadora, aunque en el mercado hay cientos de modelos de bolas de secado como las de la imagen de la derecha.

5- Si no tiene secadora, re-distribuya muy bien el relleno y ponga al sol preferiblemente colgadas (no haga de noche el procedimiento).

LIMPIEZA DE LAS ALMOHADAS DE LÁTEX O MEMORY PILLOWS

Sobra decir que gracias a su composición, estas almohadas no se pueden meter en la lavadora para su limpieza, para ello lo que se hace un una limpieza y desinfección “en seco”, a continuación la abuela nos indicará como hacerlo:


MATERIALES
Aspiradora (tenga a mano si es posible el accesorio que suelen traer para la tapicería).
Un poco de prelavado, de venta en supermercados.
Espuma para limpieza de alfombras o limpiador para telas.
Un secador de pelo y si no tiene, tenga un ventilador a mano.
Toallas de ducha secas

PROCEDIMIENTO
1- Aspire su almohada a conciencia para recoger todos los residuos de pelo, polvo y demás partículas como moho que puedan estar sueltas sobre la superficie, hágalo por todos sus costados.

2- En una botella de espray mezcle dos tapones de líquido de prelavado con un poco de agua, si su prelavado ya viene preparado en espray, utilícelo pulverizando sobre la almohada y dejando 20 minutos antes de comenzar.

3- Pase un primer paño ligeramente humedecido y muy bien exprimido sobre la almohada para recoger la mayor cantidad de suciedad que haya podido quedar aflojada con el prelavado; lo mejor es utilizar toallas o bayetas blancas para evitar que haya alguna mancha de tinta del estampado de las toallas sobre nuestra almohada.

4- Al terminar, añada la espuma para alfombras y distribúyala con la toalla húmeda (muy bien exprimida) uniformemente sin empapar en exceso pero presionando para que penetre sutilmente en el interior de su almohada.

5- Ahora prepare un par de toallas secas para “recoger” toda la humedad, presionando para transferir la humedad de la almohada en las toallas, cambiando cuando ya estén mojadas, con el objetivo de dejar la almohada lo más seca posible.

6- Para terminar, ponga a secar con un ventilador o si tiene un secador de pelo, a baja temperatura (no muy caliente para no dañar el material), ayúdese un poco para hacerlo más rápidamente… y voilá!

Bien, así hemos llegado al final de nuestra nota, esperamos que haya sido agradable su lectura, no dude en seguirnos en las redes sociales, hasta la próxima!
Consejosdelimpieza.com
Síguenos en Pinterest !


Instagram


Suscríbete para recibir en tu Email cada nueva publicación sobre LIMPIEZA !

* NO SPAM

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

SU OPINION ES MUY IMPORTANTE. Gracias !

Google