CONOZCA TODO EL POTENCIAL DE UN DIENTE DE AJO




El famoso AJO es una planta herbácea de hojas largas, en forma de espada, flores pequeñas y blancuzcas y fruto en cápsula que encierra unas semillas negras y arriñonadas; el bulbo, de olor y sabor intenso y característico, está cubierto por una envoltura parecida a un papel muy fino y consta de varias piezas fáciles de separar llamadas dientes.
Hace algún tiempo hubo una expresión que le dio la vuelta al mundo “España huele a ajo”, esto además de provocar un aluvión de comentarios de todo tipo, describió parte de la cultura culinaria de un país que se rinde a los beneficios del ajo.

¿Qué hay de nuevo y beneficioso Acerca Ajo?


Y es que el ajo es un condimento maravilloso ideal para añadir aroma, sabor y nutrición a sus platos y a menudo recomendamos el uso de ajo crudo picado o prensado en muchos de nuestros platos para recibir intactos los beneficios derivados de ajo, sin embargo, si usted no puede tolerar el ajo crudo, puede agregar el ajo picado a los alimentos durante la cocción, recordando que siempre es mejor añadirlos hacia el final del proceso de cocción para retener la máxima cantidad de sabor y nutrición.

Las investigaciones han demostrado que bastan sólo 60 segundos de microondas para que el ajo pierda algunas de sus propiedades protectores contra el cáncer. Hervir el ajo entero, también bajará estas propiedades.
Entre algunos de los beneficios del ajo podemos mencionar que puede ayudar a mejorar el metabolismo del hierro. Esto es porque los sulfuros dialılicos en el ajo ayudan a aumentar la producción de una proteína llamada ferroportina. (Ferroportina es una proteína que se ejecuta a través de la membrana de la célula, y forma un conducto de paso que permite al hierro trabajar para desalojar las células almacenadas al tiempo que estén disponibles allí donde se necesita.

Es por todos conocido los beneficios cardio-protectores del ajo, estos pueden venir en parte de la producción del gas de sulfuro de hidrógeno (H2S) . Nuestras células rojas de la sangre pueden tener moléculas que contienen azufre (llamados polisulfuros ) y utilizarlos para producir H2S. Este H2S a su vez puede ayudar a nuestros vasos sanguíneos a que se expandan y mantener la presión arterial bajo control, evita que las venas se obstruyan con grasa y evita la formación de coágulos de sangre. Curiosamente, algunos extractos de ajo procesados no pueden ser utilizados por nuestras células rojas de la sangre de la misma manera y no parecen ofrecer el mismo nivel de protección cardiaca que es proporcionada por el ajo en forma natural. 

Aunque todavía está en sus primeras etapas, una investigación sugiere que el consumo de ajo puede ayudar a regular el número de células de grasa que se acumulan en nuestro cuerpo. Además posee propiedades anti-inflamatorias. 

Desde un punto de vista de la historia clínica, las propiedades antibacterianas y antivirales de ajo son quizás su característica más legendaria. Este vegetal Allium y de sus componentes se han estudiado no sólo por sus beneficios en el control de la infección por bacterias y virus, sino también la infección de otros microbios incluyendo levaduras / hongos y gusanos. 

Prevención del Cáncer 
Aunque no es tan fuerte como la evidencia de la investigación para las verduras crucíferas, la investigación sobre las verduras, incluyendo ajo muestra que estos vegetales tienen importantes propiedades anti-cancerígenas, excepto el cáncer de próstata y de mama. Sin embargo, el consumo moderado de ajo (que podría traducirse como varias veces por semana) se ha encontrado en varias ocasiones con un menor riesgo de cáncer de sólo dos tipos de cáncer colon-rectal y renal.
En la actualidad, China, Corea del Sur, India, España y Estados Unidos se encuentran entre los productores comerciales superiores de ajo.

¿Cómo seleccionar los ajos?


Para máximos beneficios de sabor y nutrición, siempre comprar ajo fresco. Aunque el ajo en escamas, polvo, o en forma de pasta puede ser más conveniente, se deriva menos beneficios culinarios y de salud de estas formas. 

Compra de ajo que sea regordete y tenga la piel intacta. Apriete suavemente el bulbo de ajo entre los dedos para comprobar que sea firme y no esté húmedo. 

Evitar el ajo que sea suave, arrugado, y con moho o que ha empezado a brotar. Estos pueden ser indicios de deterioro que hará que el sabor y la textura sean inferiores. El tamaño a menudo no es una indicación de la calidad. Si su receta requiere de una gran cantidad de ajo, recuerde que siempre es más fácil de pelar y picar unos dientes más grandes que muchos otros más pequeños. El ajo fresco se encuentra disponible en el mercado durante todo el año. 


Guarde el ajo fresco, ya sea en un recipiente descubierto o un recipiente ligeramente cubierto en un lugar fresco y oscuro lejos de la exposición al calor y la luz solar. Esto ayudará a mantener su máxima frescura y ayudar a prevenir la germinación, lo que reduce su sabor. No es necesario refrigerar el ajo. Algunas personas se congelan ajo pelado; Sin embargo, este proceso reduce su perfil de sabor y su textura cambia.

NOTA: No guarde el ajo en aceite a temperatura ambiente. Mezclar el ajo en aceite almacenado a temperatura ambiente proporciona las condiciones perfectas para la producción de botulismo, independientemente de si el ajo es fresco o ha sido tostado. 

Dependiendo de su edad y la variedad, los bulbos de ajo una vez que se rompen, reduce en gran medida su vida útil a tan sólo unos días. 

Consejos para preparar y cocinar 
El primer paso para utilizar el ajo es separar los dientes individuales. Una manera fácil de hacer esto es colocar el bulbo en una tabla de cortar o superficie dura y suavemente, pero con firmeza, se aplica presión con la palma de la mano en un ángulo. Esto hará que las capas de la piel que la sujetan se separen y se suelten los dientes. 

Es por todos conocido el truco que usa Martha Stewart para limpiar los ajos, ponga los dientes de ajo en una taza de porcelana tape y agite vigorosamente por unos minutos, el resultado es asombroso, la piel del ajo queda prácticamente suelta. 

Picar o aplastar estimula el proceso enzimático que convierte la aliina fitonutrientes en alicina, un compuesto a la que muchos de los beneficios para la salud que se atribuyen ajo. Con el fin de permitir la producción de alicina máxima, espere por lo menos 5 minutos antes de comer o cocinar el ajo. 

Recomendamos el uso de ajo crudo en todas las recetas. Si se trata de un plato cocinado que se están preparando y que no se puede tolerar el ajo crudo, añadir el ajo picado hacia el final del tiempo de cocción para retener el máximo sabor y nutrición. Demasiado calor durante demasiado tiempo que reducirá la actividad de los compuestos de azufre que promueven la salud que se han formado por dejar que repose durante 5-10 minutos; sino que también hará que el ajo amargo. Por lo tanto, exponer el ajo a fuego lento durante el menor tiempo posible (5-15 minutos). 

Si desea combinar el ajo con aceite, se recomienda que evite freír a alta temperatura. Mantenga el calor a 250F / 121C o más bajo, con esto ayudará a preservar los beneficios para la salud tanto de los ajos y el aceite. Este mismo principio se aplica a la cocción al horno de bulbos de ajo mismos. No se recomienda el rango de temperatura 350F / 177C que se encuentra en muchas recetas y en muchos sitios web. Una vez más, se necesita una temperatura más baja para ayudar a preservar compuestos protectores de la salud en el ajo.

¿ALÉRGICO AL AJO?

El ajo no es un alimento conocido por ser alérgeno, sin embargo según un informe del 2010 del grupo de trabajo de medio ambiente, ha sido incluido como uno de los 12 alimentos en los que frecuentemente se encuentran residuos de plaguicidas.  

El Centro Johns Hopkins ha incluido recientemente el ajo como un alimento para ser evitado por personas con diagnóstico de lupus (lupus eritematoso sistémico o LES). Si bien no hemos visto ningún  artículo publicado por brotes por la ingesta de ajo, la Lupus Foundation of America ha sugerido en su sitio web que "el uso ocasional en la cocina no es probable que cause problemas significativos para la mayoría de la gente," hemos oído directamente de los visitantes del sitio que han experimentado problemas en esta área. Si usted es una persona diagnosticada con lupus, se recomienda una consulta con su atención médica para decidir sobre incluir o evitar el ajo de su plan de comidas. 
Para terminar, la abuela de Consejosdelimpieza.com quiere añadir 8 sorprendentes utilidades del Ajo en salud, limpieza y el hogar:

Mantener la buena salud 
Son muy reconocidas sus bondades para el corazón y el hígado, y para mejorar el metabolismo del hierro, también estudios han demostrado que ayuda a prevenir el cáncer. El ajo también es muy bueno a la hora de combatir bacterias y los virus y por ello para una dieta saludable trate de comer una o dos dientes al día.


Mejorar y curar gripes y resfriados
El ajo es genial como tratamiento para la tos y los resfriados, puede hacer un jarabe y probar que tal le sienta (nunca será malo), Picando un diente de ajo y metiéndolo en agua caliente durante unos 5 minutos para terminar colando y dejando solo el agua, bébalo y verá los resultados.

Reducir el acné
Para hacer un remedio muy desinfectante para las heridas del acné o poros enquistados, corte un diente de ajo por la mitad y frote sobre la zona afectada, las propiedades antibacterianas que se encuentran en los dientes de ajo ayudarán a curar su piel.

Para el herpes labial
Al igual que en el tratamiento anterior, solo debe cortar un diente de ajo por la mitad y frotar directamente sobre la llaga, en ese momento sentirá una picazón leve, lo que significa que está haciendo efecto desinfectante.

Tratamiento del pie de atleta 
El ajo es de lo mejor que existe en el hogar contra los hongos, y con el pie de atleta da un resultado muy bueno, solo basta con triturar un par de dientes y disolverlos en un cubo de agua tibia para meter los pies por minutos.

Repelente de mosquitos e Insectos
Para mantener alejados los mosquitos, frote ajo contra la piel y si no quiere oler a ajo, puede pelar 3 dientes y ponerlos en un plato pequeño cerca del suelo donde se encuentre.

Derretir hielo
Mezcle un poco de sal con el triturado de 3 dientes de ajo, ponga en un cubo de agua y lo puede utilizar cuando en invierno el parabrisas de su coche amanece congelado, se sorprenderá lo rápido que derrite.

Potente limpiador
Picando 4 dientes de ajo y meterlos con vinagre blanco en un spray, usted tendrá un potente desinfectante limpiador de superficies, por el olor no se preocupe porque su evaporación es muy rápida, sin embargo puede añadir un par de gotas de aceite de limón.

QUITAR EL OLOR A AJO


Y para terminar, seguramente estabas cocinando con ajo y querías saber como quitarte ese olor a ajo de las manos, a continuación dos maneras caseras de hacerlo:
  • Vierta un poco de sal o bicarbonato de sodio en las manos y frotar juntos y enjuagar con abundante agua.
  • Exprimir pasta de dientes o vierta una pequeña cantidad de enjuague bucal en una palma de la mano, luego frote vigorosamente y enjuague.
Esperamos que le haya resultado útil nuestra nota sobre el AJO, no dude en consumir ajo y utilizarlo en sus recetas, en próximas ediciones hablaremos sobre el efecto negativo del ajo en las mascotas.

Un saludo y hasta la próxima!
EL ADMINISTRADOR.

Instagram



0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

SU OPINION ES MUY IMPORTANTE. Gracias !

Google