LA FIEBRE O VIRUS CHIKUNGUNYA, TODO SOBRE ELLO.


¿QUE ES? O ¿EN QUE CONSISTE EL VIRUS O FIEBRE CHIKUNGUNYA?

La fiebre chikungunya es una enfermedad vírica transmitida al ser humano por mosquitos infectados. Además de fiebre y fuertes dolores articulares, produce otros síntomas, tales como dolores musculares, dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas.
Algunos signos clínicos de esta enfermedad son iguales a los del dengue, con el que se puede confundir en zonas donde este es frecuente.
Como no tiene tratamiento curativo, el tratamiento se centra en el alivio de los síntomas.
Un factor de riesgo importante es la proximidad de las viviendas a lugares de cría de los mosquitos.
La enfermedad se da en África, Asia y el subcontinente indio. En los últimos decenios los vectores de la enfermedad se han propagado a Europa y las Américas. En 2007 se notificó por vez primera la transmisión de la enfermedad en Europa, en un brote localizado en el nordeste de Italia.

La fiebre chikungunya es una enfermedad vírica transmitida al ser humano por mosquitos. Se describió por primera vez durante un brote ocurrido en el sur de Tanzanía en 1952. Se trata de un virus ARN del género alfavirus, familia Togaviridae. “Chikungunya” es una voz del idioma Kimakonde que significa “doblarse”, en alusión al aspecto encorvado de los pacientes debido a los dolores articulares.



SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA FIEBRE CHIKUNGUNYA

La fiebre chikungunya se caracteriza por la aparición súbita de fiebre, generalmente acompañada de dolores articulares. Otros signos y síntomas frecuentes son: dolores musculares, dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas. Los dolores articulares suelen ser muy debilitantes, pero generalmente desaparecen en pocos días.
La mayoría de los pacientes se recuperan completamente, pero en algunos casos los dolores articulares pueden durar varios meses, o incluso años. Se han descrito casos ocasionales con complicaciones oculares, neurológicas y cardiacas, y también con molestias gastrointestinales. 

Las complicaciones graves no son frecuentes, pero en personas mayores la enfermedad puede contribuir a la muerte. A menudo los pacientes solo tienen síntomas leves y la infección puede pasar inadvertida o diagnosticarse erróneamente como dengue en zonas donde este es frecuente.

TRANSMISIÓN DEL VIRUS
La fiebre chikungunya se ha detectado en casi 40 países de Asia, África, Europa y las Américas.


Chikungunya - áreas de riesgo
El virus se transmite de una persona a otras por la picadura de mosquitos hembra infectados. Generalmente los mosquitos implicados son Aedes aegypti y Aedes albopictus dos especies que también pueden transmitir otros virus, entre ellos el del dengue. Estos mosquitos suelen picar durante todo el periodo diurno, aunque su actividad puede ser máxima al principio de la mañana y al final de la tarde. Ambas especies pican al aire libre, pero Ae. aegypti también puede hacerlo en ambientes interiores.
La enfermedad suele aparecer entre 4 y 8 días después de la picadura de un mosquito infectado, aunque el intervalo puede oscilar entre 2 y 12 días.

Diagnóstico
Para establecer el diagnóstico se pueden utilizar varios métodos. Las pruebas serológicas, como la inmunoadsorción enzimática (ELISA), pueden confirmar la presencia de anticuerpos IgM e IgG contra el virus chikungunya. Las mayores concentraciones de IgM se registran entre 3 y 5 semanas después de la aparición de la enfermedad, y persisten unos 2 meses. 

Las muestras recogidas durante la primera semana tras la aparición de los síntomas deben analizarse con métodos serológicos y virológicos (RT-PCR). El virus puede aislarse en la sangre en los primeros días de la infección. Existen diversos métodos de reacción en cadena de la polimerasa con retrotranscriptasa (RT–PCR), pero su sensibilidad es variable. Algunos son idóneos para el diagnóstico clínico. 

Los productos de RT–PCR de las muestras clínicas también pueden utilizarse en la genotipificación del virus, permitiendo comparar muestras de virus de diferentes procedencias geográficas.

Tratamiento
No existe ningún antivírico específico para tratar la fiebre chikungunya. El tratamiento consiste principalmente en aliviar los síntomas, entre ellos el dolor articular, con antipiréticos, analgésicos óptimos y líquidos. No hay comercializada ninguna vacuna contra el virus chikungunya.

PRECAUCIONES Y RECOMENDACIONES PARA PREVENIR EL MOSQUITO QUE TRASMITE EL VIRUS CHIKUNGUNYA.

La proximidad de las viviendas a los lugares de cría de los mosquitos vectores es un importante factor de riesgo tanto para la fiebre chikungunya como para otras enfermedades transmitidas por las especies en cuestión. La prevención y el control se basan en gran medida en la reducción del número de depósitos de agua naturales y artificiales que puedan servir de criadero de los mosquitos.

Para ello es necesario movilizar a las comunidades afectadas. Durante los brotes se pueden aplicar insecticidas, sea por vaporización, para matar los moquitos en vuelo, o bien sobre las superficies de los depósitos o alrededor de éstos, donde se posan los mosquitos; también se pueden utilizar insecticidas para tratar el agua de los depósitos a fin de matar las larvas inmaduras.

Como protección durante los brotes se recomiendan llevar ropa que reduzca al mínimo la exposición de la piel a los vectores. También se pueden aplicar repelentes a la piel o a la ropa, respetando estrictamente las instrucciones de uso del producto. Los repelentes deben contener DEET (N, N-dietil-3-metilbenzamida), IR3535 (etiléster de ácido 3-[N-acetil-N-butil]-aminopropiónico) o icaridina (2-(2-hidroxietil)-1-metilpropiléster de ácido 1-piperidinocarboxílico). 

Para quienes duerman durante el día, sobre todo los niños pequeños, los enfermos y los ancianos, los mosquiteros tratados con insecticidas proporcionan una buena protección. Las espirales insectífugas y los vaporizadores de insecticidas también pueden reducir las picaduras en ambientes interiores.

Las personas que viajen a zonas de riesgo deben adoptar precauciones básicas, como el uso de repelentes, pantalones largos y camisas de manga larga, o la instalación de mosquiteros en las ventanas.

CONSEJOS PARA TENER EN CUENTA SI TIENE EL VIRUS O LA FIEBRE CHIKUNGUNYA
Tómate tu tiempo para dormir: 
Se recomienda que los pacientes con una infección por chikungunya tengan reposo absoluto. Esto significa que el paciente debe evitar entrar y salir de la cama (excepto para ir al baño) si es posible. Es recomendable dormir durante 8 a 12 horas al día. Esto abreviará la fase de recuperación. 
Cuando duermes, tu presión arterial desciende y tu respiración se hace más lenta y profunda. Debido a que la actividad de tu cerebro se reduce drásticamente durante el sueño, ahorras energía y oxígeno. Esta energía y oxígeno que ahorras se distribuyen a otras partes de tu cuerpo, incluyendo tus músculos. El suministro de sangre adicional que lleva los nutrientes y el oxígeno ayuda a reparar los tejidos musculares que se dañaron debido al virus de la chikungunya.
Es durante el sueño que la glándula pituitaria libera una dosis extra de la hormona del crecimiento. La hormona del crecimiento, a su vez, estimula el crecimiento del tejido y el desarrollo de nuevas células musculares.[1] 
El sueño también induce la inconsciencia. Cuando duermes, eres menos consciente de lo que pasa a tu alrededor. Por lo tanto, el sueño puede disminuir el dolor muscular al disminuir tu conocimiento de él.

Come alimentos que apoyen el sistema inmunológico: 
Come los alimentos adecuados para aliviar el dolor muscular. La mejor manera de eliminar el dolor es eliminar la infección de la chikungunya. Al igual que otros tipos de infección viral, la chikungunya con el tiempo desaparece por sí sola. Por lo tanto, el tratamiento está destinado principalmente a aliviar los síntomas como el dolor muscular. Mejorar tu sistema inmunológico acortará la duración de la infección y esto ayudará a aliviar el dolor muscular. 
Consume cebolla y ajo. Estos dos sanadores sabrosos poseen propiedades antisépticas y compuestos que estimulan la inmunidad. Durante la infección de la chikungunya, se recomienda consumir entre 3 y 5 porciones de cebolla y ajo al día.[2] 
Come hongos (setas). Los hongos son conocidos por estimular las citoquinas (células que inhiben la infección viral o bacteriana). Come una porción de hongos o toma una sopa de hongos por lo menos una vez al día.[3] 
Las frutas cítricas ofrecen de manera vital la tan necesaria vitamina C. Esta vitamina es una antioxidante que apoya la reparación celular y mantiene las células sanas. Puedes adquirir la vitamina C del melón, la naranja, el pomelo, el kiwi, el mango, la papaya, la piña, la sandía, las fresas, las frambuesas, los arándanos, etc. Come por lo menos 5 fuentes de vitamina C cada día.

Aplícate compresas frías:
Una compresa fría puede ayudar a adormecer el dolor muscular. Además, también puede disminuir la inflamación que podría estar causando el dolor muscular. 
A medida que la compresa fría entra en contacto con la piel, contrae los vasos sanguíneos y disminuye el suministro de sangre. Asimismo, la compresa fría también puede disminuir la temperatura de los músculos.[5] 
La terapia con hielo o las compresas frías solo se deben aplicar durante 15 a 20 minutos a la vez. Esta duración de tiempo es suficiente para crear el efecto terapéutico. No apliques el hielo directamente sobre la piel o lo utilices por más de 20 minutos. Si lo haces, dañarás los tejidos.



Toma naproxeno:
Este medicamento se ubica en la categoría AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos). El naproxeno actúa suprimiendo la producción de la prostaglandina. Esta sustancia se libera cuando hay daño tisular. 
A medida que la prostaglandina viaja a través del cuerpo, se adhiere a los receptores del dolor e iniciar la percepción del mismo. La prostaglandina también juega un papel importante en el inicio de los procesos de inflamación que pueden causar más dolor muscular.[6]
La dosis recomendada de naproxeno es de 550 mg por día oral como dosis inicial. Esto se continúa con una dosis de 550 mg cada 12 horas o 275 mg cada 6 horas.[7]
Toma ibuprofeno. Este es otro medicamento antiinflamatorio no esteroideo. Su acción es similar a la del naproxeno. 
Sin embargo, su mecanismo principal es bloquear la producción de la enzima ciclooxigenasa (COX). Esta enzima precede el desarrollo de la prostaglandina. [8]
La dosis recomendada es de 200 a 400 mg por vía oral. Se debe tomar cada 4 a 6 horas.[9] 
Toma paracetamol. Aunque este medicamento se clasifica como AINE, tiene poca acción antiinflamatoria. Su función principal es reducir la temperatura del cuerpo y aliviar el dolor. 
El acetaminofén funciona como el ibuprofeno, ya que también bloquea la producción de la enzima COX.[10] 
La dosis recomendada es de 325 a 650 mg cada 4 a 6 horas. También puedes tomar 1000 mg cada 6 a 8 horas.[11] 
No mezcles los medicamentos para aliviar el dolor. Cuando tomes medicamentos para aliviar el dolor, solo usa un tipo de medicamento a la vez, a menos que tu médico te diga lo contrario. Tomar múltiples tipos de analgésicos al mismo tiempo dará lugar a una sobredosis. Sigue las instrucciones específicas sobre cómo tomar cada medicamento.

Ten en cuenta que el chikungunya causa dolor muscular:
El virus de la chikungunya se transmite por la picadura del mosquito Aedes. A medida que el virus entra al cuerpo, recorre los vasos sanguíneos. 
El virus afecta principalmente a las células epiteliales y endoteliales humanas, conocidas como “fibroblastos”. Estos fibroblastos normalmente constituyen el tejido muscular.
A medida que la infección avanza, estos fibroblastos se dañan y las células epiteliales y endoteliales mueren. La lesión de los fibroblastos del músculo da lugar al dolor muscular.
La abuela nos comenta sobre otros aspectos para reconocer otros síntomas del chikungunya, además del dolor muscular, otros síntomas de la fiebre chikungunya incluyen: 

Fiebre: cuando el sistema inmunitario del cuerpo detecta cuerpos extraños, como el virus de la chikungunya, se secretan sustancias que causan fiebre (también conocidas como “pirógenos”) y estas viajan hacia el centro del cerebro que regula la temperatura, denominado “hipotálamo”.
Picazón y erupciones maculopapulares: por lo general comienza en la cara y se extiende rápidamente al tronco y a las extremidades. Una erupción macular se refiere a las manchas rojas en la piel, mientras que una erupción papular se refiere a las pequeñas protuberancias rojas. Si ambas están presentes, esta erupción se denomina como “maculopapular”.
Dolor de cabeza: la infección provoca la aparición de dolores de cabeza.
Pérdida de apetito: la infección altera los hábitos alimenticios normales de una persona. Cuando se presentan temperaturas corporales más altas, las papilas gustativas dejan de funcionar. Sin un sentido del gusto, la persona pierde el apetito.
Malestar general del cuerpo: los músculos se inflaman cuando la infección está presente. Como resultado, la persona puede sentir debilidad en el cuerpo y es posible que quiera acostarse la mayor parte del tiempo.

Ten en cuenta cómo se diagnostica la chikungunya. 
El diagnóstico se basa en los signos y síntomas. Por lo general, para confirmar un diagnóstico de chikungunya, el médico ordenará un examen de sangre. 
La sangre se extrae de la vena del paciente y se coloca en un recipiente estéril para que la examinen en un laboratorio.
El examen detecta la presencia de anticuerpos de la chikungunya en la sangre que indican la exposición del paciente al virus.

Con las anteriores indicciones, podrá tomar las precauciones generales para evitar la respoducción de mosquitos como eliminal las aguas estancadas y cerrar muy bien las ventanas para dormir; esperamos que le hya resultado útil.
Un saludo,
EL ADMINISTRADOR.
Sigue a "HUMOR LIMPIO" en Pinterest.


Instagram



0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

SU OPINION ES MUY IMPORTANTE. Gracias !

Google