24/1/18

RECOMENDACIONES PARA LIMPIAR LOS QUEMADORES DE UNA CALDERA

Para un funcionamiento adecuado, tu caldera debe tener un buen mantenimiento. Elementos fundamentales como los quemadores necesitan atención regular.

A todo el mundo le gusta disfrutar de una vivienda confortable, que garantice algunos servicios básicos como el agua caliente y un entorno agradable durante todo el año. Especialmente en invierno, cuando el frío hace que necesitemos algo más para estar a gusto, es normal usar sistemas de calefacción que nos ayuden a conseguirlo. Sistemas que pueden ser muy variados, aunque uno de los más habituales son las calderas de gas.
Por ello, en Consejosdelimpieza.com te vamos a dar as indicaciones del "paso a paso" correcto de la limpieza.


Para que este sistema funcione a pleno rendimiento es importante hacer un mantenimiento regular. De lo contrario, no solo no rendirá como debe, sino que a medio y largo plazo supondrá un gasto extra. Dentro de las labores de mantenimiento los quemadores son pieza clave. Veamos cómo limpiarlos para garantizar que las calderas hacen bien su trabajo.

Dónde se encuentran

Los quemadores de gas forman parte del sistema interno de la caldera. Es el lugar en el que la llama calienta el agua al hacerla pasar por ella. Debido a este proceso, se pueden acumular residuos que forman una película más o menos gruesa, impidiendo que el calor llegue a plenitud al circuito de agua. Lo que resulta en que para lograr la misma temperatura de antes haya que consumir más gas. Por eso es tan importante hacer una limpieza regular.

Limpiar los quemadores paso a paso

El proceso de limpieza de los quemadores no es muy complejo. Lo único que hay que hacer es dedicar un poco de tiempo para hacerlo de forma concienzuda. Se recomienda hacerlo una vez al año, como parte del mantenimiento regular que garantice la buena salud de la caldera.
Lo primero que haremos será retirar la carcasa exterior. Tras ello, veremos todo el circuito de agua y gas.

Localizamos los quemadores y los retiramos con cuidado. Veremos una serie de pequeños agujeros por los que sale el gas y se produce la llama. Con la ayuda de un alambre del grosor adecuado limpiamos cada uno de esos agujeros.

Nos aseguraremos de que no quedan residuos ni dentro ni fuera. Si es necesario, usaremos un estropajo de aluminio o un cepillo metálico.
Tras comprobar que está totalmente limpio, colocamos los quemadores en su sitio y los fijamos tal como estaban anteriormente.

Hacemos lo mismo con la carcasa, asegurándonos de que queda bien encajada en su lugar. Antes de empezar a utilizarla de nuevo comprobamos que no hay fugas de gas. Ya tenemos en perfectas condiciones nuestra caldera.


Ventajas de las calderas de gas natural

El uso de calderas de gas combinado con radiadores es uno de los más frecuentes para calentar una vivienda. Se trata de un sistema fácil de instalar, que no depende de la electricidad y por tanto no se ve afectado si ocurre un corte de luz. Además, su precio respecto al de la electricidad es bastante más económico.

Las calderas de gas son programables, ya que se pueden controlar mediante un termostato que la ponga en marcha cuando la temperatura baje a cierto nivel. Esto permite un mayor control del consumo y un ahorro importante.

Además, el gas natural es un combustible muy limpio, ya que no produce emisiones nocivas. Y al estar canalizado, no hay riesgo por tener que almacenar bombonas. Por eso es el más habitual en viviendas y sistemas de calefacción de oficinas urbanas.

Con un mantenimiento adecuado y siguiendo las sencillas pautas de limpieza que hemos visto, podrás disfrutar de un hogar cálido y acogedor a un precio muy bueno y consumiendo solo el combustible necesario.

Así hemos llegado al final de nuestras recomendaciones, gracias por su lectura y hasta la próxima!
Consejosdelimpieza.com




Instagram

0 comentarios :

Publicar un comentario

TU OPINIÓN ES MUY IMPORTANTE. Gracias !

Google