PASOS PARA LAVAR UN TRAJE DE NOVIA



Como ya sabemos, normalmente los vestidos de novia suelen ser largos “de arrastrar” y con solo un par de horas suelen actuar como una fregona recogiendo la suciedad de la iglesia y el salón del banquete y por ello al terminar de usarlo, encontramos que está completamente negro en la parte de abajo, con algunas manchas de vino, un poco de maquillaje e incluso tarta sobre el corpiño; hoy en Consejosdelimpieza.com te vamos a dar los mejores consejos para lavar tu vestido de novia en casa sin estropearlo.

LAVAR EL VESTIDO DE NOVIA EN CASA


Es un misterio la idea de guardar el vestido que usaste en tu boda dentro de tu armario, algunas lo hacen para dárselo a sus hijas (que luego cuando llega el momento de casarse no les parece “tendencia”, otras para tenerlo de recuerdo y otras mujeres un poco más prácticas lo quieren tener para re-convertirlo en un traje para el bautizo de su hija (si la tienen) o para subirlo a alguna aplicación de venta de artículos de segunda mano y sacarse un dinerito. En cualquiera de los anteriores casos hay que dejar el vestido limpio y libre de manchas, lo puedes hacer a mano o a máquina, a continuación, te vamos a contar como:

Si lo llegases a llevar a la tintorería ya sabes que, por tratarse de un vestido de novia, misteriosamente el precio del servicio de lavandería sube de una manera injustificada, por otro lado, ese tal “lavado en seco” no lo es del todo ya que tu vestido de todas maneras se va a mojar: Si no quieres gastar más, creemos que lavándolo en cas ano vas a a tener ningún problema.



QUITAR MANCHAS SOBRE UN TRAJE DE NOVIA

NOTA: La seda y otros materiales delicados son muy sensibles a los detergentes tradicionales por ello vamos a hacer casi todo nuestro lavado con detergentes para prendas delicadas; tampoco olvides leer siempre las etiquetas del vestido antes de lavarlo.

Antes de comenzar el lavado general, te vamos a indicar como tratar algunas manchas comunes ANTES de lavar el vestido completo, con el fin de enfocarse directamente sobre ellas de forma que cuando se haga el traje completo, quede libre de suciedad y manchas.
Cabe destacar que hay manchas “invisibles” como las de vino blanco o el azúcar que con el tiempo son las que se oxidan y se tornan amarillas, echándolo a perder todo. Por eso es tan importante lavar el vestido con su bata completa, aunque no veamos manchas evidentes.



MANCHA DE VINO TINTO
Para eliminarlas, mezcle un poco de vinagre blanco con agua y añada una gota de detergente líquido, ahora haga toques sobre la marca con una esponja humedecida en la mezcla y enjuague con agua fría.

MAQUILLAJE
Mezcla un poco de vodka (quizás te ha sobrado) con una pizca de bicarbonato de sodio y moja la mancha, luego enjuaga con agua fría y ya está listo para continuar con el lavado de tu traje de novia.

GRASA DE COMIDA
Disuelva 1 gota de jabón para lavar platos en un vaso de agua fría y aplique sobre la zona con ayuda de un paño limpio blanco que no suelte pelusa (si lo lavará inmediatamente no dude en mojar directamente la zona) frotar muy suave sin retorcer y al terminar, continuar con el procedimiento de lavado.

LAVADO A MANO DE UN TRAJE DE NOVIA:


Lo puedes hacer en la bañera o ducha de tu casa, lo más importante es que esté muy limpia (para lo que aconsejamos lavarla muy bien antes de proceder con el vestido).

REMOJO:
Si no eres de las que tuvo sostenida la cola del vestido con el brazo y lo tienes extremadamente sucio, deberás hacer un primer remojo sobre el borde inferior para que al meterlo todo no termine soltando suciedad y ensuciando el resto del vestido en lugar de limpiarlo.

Llene la bañera o el recipiente grande de agua fría con un poco de detergente (OXI Clean tipo vanish) bien disuelto que no queden residuos arenosos del polvo de detergente y sumerja la parte inferior del vestido; para hacerlo deberá tratar de tenerlo colgado en una percha que sostendrá en algún lugar de la parte superior como puede ser el marco de la mampara de ducha (o lo que pueda encontrar para ello) y deje el vestido que cuelgue ahí por toda la noche.
Al otro día, cepille suavemente sobre la zona que estuvo en remojo, frotando con el mismo vestido sin retorcer y continúe el procedimiento. 

1- Llene ahora la bañera o un recipiente grande con agua templada (ni fría ni caliente) y disuelva muy bien un par de tapones de jabón para prendas delicadas mientras agita el agua.
2- Sumerja el vestido por unos 15 minutos mientras lo va moviendo de forma suave.
3- Con la ayuda de un cepillo de cerdas suaves (como esos pequeños que usamos para la pedicura), trate las manchas más visibles y el marco negro de la parte de abajo. Hay un consejo genial que es el de envolver un cepillo con un calcetín para hacerlo menos abrasivo con las prendas.
4- Enjuague y repita el procedimiento SIN DETERGENTE para ir eliminando cualquier resto jabonoso del vestido.
5- Si considera que el “ruedo” o borde inferior no ha quedado muy blanco… saque el vestido de la bañera después de fregar y trate directamente esa zona con una mezcla de agua con leía frotando con el cepillo de forma muy suave y enjuagando al final.


LAVAR UN VESTIDO DE NOVIA EN LA LAVADORA


Trate de asegurarse primero de que no se trate de una lavadora de carga superior (solo valen las de carga frontal) y de las opciones de lavado que tiene su lavadora, para programarla con lo más parecido a un lavado con agua fría, para ropa suave o lana con agitación mínima y con poca centrifugación para el enjuague (si su ciclo de centrifugado es muy largo, deberá interrumpirlo para dejar secar apoyado horizontalmente). 

Esta vez lo que tendrá que hacer es meter el vestido en la lavadora separado de las enaguas y comenzar a llenar como en un ciclo normal, con la única diferencia que va a añadir el detergente YA DISUELTO en una jarra con agua, por el cajetín donde habitualmente ponía el detergente y la va a dejar trabajar con normalidad.

Recuerde que debe secar horizontalmente el vestido porque su peso puede dañarlo y solo cuélguelo cuando haya escurrido la mayor cantidad de agua y no pese, ya que al colgarlo ayudará a eliminar la mayoría de arrugas que hayan podido quedar.

CONSEJOS PARA GUARDAR O ALMACENAR UN VESTIDO DE NOVIA O MATRIMONIO 


Lo primero: NO envuelva su vestido en plástico, es el error más común y con eso lo único que hará es “ahogar” el traje provocando que atrape la humedad y prolifere el moho.
Tampoco cuelgue el vestido en perchas comunes de madera o alambre ya que el peso hará que el traje se estire y se deforme.

Guarde su vestido en un lugar fresco, oscuro y seco con una humedad relativa del 50 por ciento en todo momento y envuelto en muselina sin blanquear y metido en una caja que no esté pintada o tinturada interiormente.

Así hemos llegado al final de nuestra nota, la cual esperamos que le sirva para tratar su traje de novia o por lo menos para tener una idea de lo que puede hacer con él para guardarlo limpio (o de la mejor forma posible).

Agradecemos su consulta y lo invitamos a seguirnos en las redes sociales.
¡Hasta pronto!
Consejosdelimpieza.com




Instagram

0 comentarios :

Publicar un comentario

SU OPINION ES MUY IMPORTANTE. Gracias !

Google