5/10/18

DEJA YA DE BEBER CON PAJITA




Aunque seguramente has usado y visto miles, comenzaremos indicando (por contextualizarlo) todo, que la pajilla es ese conocido utensilio (normalmente desechable), que usamos para que el líquido pase de un lugar a otro; se descubrió desde la antigüedad y en un primer momento, en la época moderna se utilizaron para reducir el riesgo de contraer enfermedades al beber directamente desde recipientes mal lavados como botellas, vasos o tazas y para administrar algunos medicamentos.

No nos extenderemos explicando que anteriormente eran de papel recubiertos de parafina para hacerlos impermeables, pero actualmente son fabricadas de plástico o polietileno, de forma recta y con una especie de acordeón cerca de la punta que forma un codo o curva.





LAS PAJILLAS, UNO DE LOS MAS CONTAMINANTES

Los pitillos o pajitas, son actualmente uno de los residuos que más contaminan el planeta; solo por dar un ejemplo, en Brasil, el 28% de la contaminación de las playas son las pajitas para beber y en todo el mundo, las pajitas de plástico son el sexto tipo más común de basura.







DEJAR DE UTILIZAR LAS PAJITAS PARA BEBER


¿Qué podemos hacer?
Con respecto a ello se han marcado cuatro vertientes, y en la principal, puedes participar tu mediante un cambio en el consumo:

1- Ya sabrás que las pajillas para beber son hechas de polietileno (derivado del petróleo) para usar una sola vez y en menos de dos minutos desecharlas en el cubo de basura… ¿te parece justo?, ¿Si realmente crees que son tan necesarias porque no las usas en tu casa y bebes normalmente del vaso?



Pues bien, para el cambio puedes comenzar por rehusarte a usarla o sencillamente decir “NO GRACIAS”, cuando en el restaurante (principalmente de comidas rápidas), te pongan sin pedirla, la omnipresente pajita con tu pedido.
También (para el caso de algunos discapacitados), hacer lo que muchos en Inglaterra, pasarse a las pajitas reutilizables que se consiguen en el mercado y que vienen con su kit de sencilla limpieza y están fabricadas en vidrio, acero inoxidable, cobre, bambú y muchos otros tipos de material.

2- El segundo cambio (con mucho impacto), es el de empezar campañas de comunicación y concientización para que los clientes no vean como una actitud mezquina del local, el hecho de que solo se ofrezcan las pajitas para beber (y las tapas para los vasos), bajo pedido del propio cliente; si se hace éste cambio sin comunicación, no tendrá el efecto esperado y será considerado como algo “poco conveniente” para la imagen del negocio y por ello es básico que la sociedad entienda que a la larga por un lado no es necesario y por otro, se está aportando al futuro del planeta.

Con respecto a lo anterior, un negocio en Inglaterra, reemplazó las pajillas de plástico por unas de papel (que solo vale 0.01 Cts más que las contaminantes), y la reacción de los clientes fue excelente, encontrando que “publicitariamente” daba un valor añadido a la marca.


3- El tercer motor de cambio, puede comenzar por el anterior cambio de actitud, y compete a los fabricantes que deben comprometerse a evaluar nuevos modelos y materiales más amigables con el medio ambiente y que tengan un proceso de bio-degradación un poco más responsable con el planeta (se estima que en 2050 habrá más plástico que peces en el océano).

4- El cuarto y último (ya implementado en algunas ciudades del mundo), es la prohibición directa al uso, venta y fabricación del producto; en Consejosdelimpieza.com creemos que lo mejor es generar conciencia y dejar la opción para que las personas puedan elegir NO usarlas, ya que probablemente algunas personas las necesitan.

Para ellos, ya existen en el mercado las pajillas reutilizables:


Imagen correspondiente a la campaña " Switch the Straw " donde promocionan sus pajillas reutilizables con su cepillo de limpieza. Una idea de U-Konserve.


¿EN CUAL CUBO DE BASURA SE TIRA UNA PAJITA USADA?


Muy seguramente por ser plástico, la pones en el cubo de los envases: - Pues nó!; este producto es tan “mezquino” con la naturaleza que además de estar fabricadas con polipropileno (que es un derivado del petróleo muy contaminante), y de llevar en la mayoría de los casos, son casi imposibles de reciclar ya que por su tamaño “nadie se molesta” y termina una parte siendo incinerada (contaminando el aire con tóxicos), o terminando en el suelo en donde estarán por lo menos 400 años ya que no se degradan; por esto, tristemente, las pajillas deben ir al contenedor de basura.


Esperamos que por lo menos, nuestra nota le haya servido para generar un poco de conciencia y comenzar a hacer pequeños cambios en sus hábitos de consumo, gracias or compartir ésta nota en las redes sociales y hasta la próxima!

Consejosdelimpieza.com 



Instagram


0 comentarios :

Publicar un comentario

TU OPINIÓN ES MUY IMPORTANTE. Gracias !

Google